Blogia
elpoetaenelvagon

Papá

Papá me llamó desde el salón; alto, duro, mal afeitado: realmente imponía. Estaba muy serio y sostenía entre sus dedos un cigarro a medio consumir. Una botella vacía descansaba sobre la mesa; cerca, un vaso volcado derramaba gotas de un líquido anaranjado sobre la alfombra. La foto rota evidenciaba su malhumor.

Me acerqué a él hasta ponerme a su lado; me miró fijamente mientras cogía mi brazo. Muy despacio, como deleitándose con ello, frotó la parte candente del cigarro, que apagó, contra mi antebrazo. Por un momento sólo olí el hedor a piel y vello chamuscado que inundó el lugar que y penetró hasta lo más profundo de mi pituitaria. Como un latigazo que sólo dura un segundo, un escalofrío me recorrió de abajo a arriba la espina dorsal, haciéndome arquear bruscamente la espalda hacia delante. Mi corazón bombeaba fuego, por mis venas corría una espesa masa de veneno y hiel; un dolor punzante me atravesó el brazo y mi cerebro se paralizó. Epidermis, brasa, chamuscado, eran palabras que sentía por primera vez en perfecta comunión. Se me nubló la vista y los ojos se me anegaron de lágrimas. Contuve la respiración y no grité; sabía que eso le hubiera enfurecido tanto como para azotarme con el cinturón. Desde que mamá se fugó con otro hombre, su humor era pésimo, siempre estaba enfadado o aletargado por la ingesta de alcohol, y yo era su cabeza de turco, en mí descargaba toda su frustración y rabia.

—Si no hubieras nacido —decía—, mamá nunca se hubiera marchado.

La culpa era mía, [claro,] nada tenían que ver las constantes palizas que propinaba a mamá, ni sus más que conocidas infidelidades con las prostitutas de los barrios bajos.

Decidí irme; me giré y lentamente avancé hacia la puerta.

— Tú, ¿adónde crees que vas? —preguntó—. Recoge todo esto, venga. Me voy a acostar, no hagas ruido,¿te enteras?

Callé. Le odiaba, pero a fin de cuentas era mi padre, y le debía obediencia.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

1 comentario

Hard.- -

La paternidad es una realidad que marca tremendamente. El hecho de colaborar en la llegada de una nueva vida es algo muy grande. Cada ser humano que llega a este mundo llega envuelto en papel de regalo, y no sólo con un pan debajo de un brazo (si, ya sé que es una frase hecha de esas que tanto te molestan, -por eso la he puesto-), sino también con grandes dosis de ilusión, esperanza, expectación.
Sorprende mucho el encontrar a padres/madres cuyas entrañas se han endurecido tanto que llegan a lesionar fisica o psicologicamente a los que son "carne de su carne y sangre de su sangre".
Pero, por grande que hayan sido los errores, un padre siempre será un padre; al que debemos demasiadas cosas como para ser capaces algún día, en este mundo, de poder pagar por todo lo que hemos recibido de él.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres